Blog

Default Blog Post

 

YOGA

“La restricción temporal de los pensamientos en la mente,” es la traducción del concepto que el autor de los aforismos sobre Yoga, el sabio Patañjali, nos entregó hace más de 2.000 años. Su obra, es reconocida hoy en día por todas las escuelas y es producto de la recopilación de la tradición oral obtenida de estudiosos, que antes que él, buscaban explicarse el origen del universo, nuestra razón de existir físicamente y el funcionamiento de nuestro órgano más complejo, la mente.

Los Yoga Sutras son la base filosófica del Yoga, un conjunto de reflexiones sobre la conducta humana y reglas prácticas para controlar, comprender o eliminar los aspectos nocivos de nuestra mente, que inciden notablemente también en la calidad de nuestra salud física.

El Yoga NO es una religión, ni magia, espiritismo o malabarismo, tampoco es necesario ser vegetariano para practicar Yoga, ni hay que ser físicamente flexible, joven o delgado. No debes ser especial, excéntrico o místico como requisito. Y practicarlo NO te otorga ninguna de estas cualidades o te concede jerarquía sobre nadie.

El objeto del Yoga es vincular al individuo, ante todo y primordialmente, consigo mismo y a partir de ese punto vincularse con su espíritu, sea cual sea la religión, Dios o creencia que posea.  YOGA es un estado que se desarrolla a través de un conjunto de herramientas técnicas, que fomentan la capacidad interna de identificar y calmar a tu mente, pudiendo así trascender el ruido y las turbulencias de la vida.

Hatha Yoga y los 8 aspectos de la búsqueda.

El Hatha Yoga es uno de los métodos de práctica yóguica. Es el Yoga del bienestar físico, también referido como el camino de la fuerza de voluntad, pues es una disciplina que nos relaciona en tiempo presente con nuestro cuerpo. Al hacer posturas y sentir como la más mínima modificación en un dedo del pie puede cambiar el cuerpo o como el ritmo y duración de tu respiración, pueden influir en tu estado de ánimo, estás observando tu relación con el todo y logras sentirte integrado. Sin embargo, el Hatha Yoga no consta sólo de posturas, sino de  ocho aspectos sacados del libro de Patañjali y que convergen para ayudar en la búsqueda interior.

Estos 8 aspectos se explican así; la base es un código de conducta individual y social denominado Yamas y Niyamas, luego están las Asanas donde se trabaja y reconoce al cuerpo como instrumento de estudio, Pranayama donde se aprende a explorar y usar la respiración, Pratyahara cuyo objetivo es apaciguar los sentidos hacia la observación, que conlleva a Dharana o control de la mente a través de la concentración sostenida y desde ese estado podemos llegar a Dhyana o estado meditativo que conduce a Samadhi, que es el estado de unión con el espíritu universal.

Métodos de Práctica

Existen diversos tipos de práctica yoguica, para diversos tipos de personas. Alrededor de 1900 d.c. comenzaron a difundirse las nociones de esta filosofía hacia todo el mundo, cuando algunos practicantes hindúes llegaron a más países y comenzaron a compartir sus conocimientos, adaptándolos para poder difundirlos asertivamente.  Todos los métodos se dirigen hacia la misma intención, pero las herramientas se entregan de forma diferente, lo que es maravilloso, pues cada individuo aprende distinto. Es por eso que te encuentras con nombres diferentes para cada estilo, dependiendo del tipo de práctica o del nombre del fundador de esa escuela. No te confundas, prueba y elige aquella que resuene con tu propia intención, sosteniendo su coherencia con aquello que te enseñan.

Otros ejemplos:

Mantra Yoga utiliza la repetición de sonidos para lograr el estado meditativo

Karma Yoga se centra en el trabajo y la acción

Jñana Yoga se logra a través del estudio y el cultivo del conocimiento

Bhakti Yoga utiliza la devoción y plena entrega

Raja Yoga es el yoga de la conciencia.

Beneficios de la Práctica

Con práctica disciplinada y constante puedes obtener beneficios físicos y mentales, pero nunca debes remplazar una consulta con tu médico si sientes algún síntoma no esperado, ser responsables con nosotros mismos también es parte del aprendizaje. “Heyam duhkham anagatam” II.16, Yoga sutras de Patañjali. (Toda aflicción puede y debe ser evitada). Además toma en cuenta que estos beneficios son un subproducto de la intención real de la práctica, así que, no te desanimes si algún día te enfermas, después de todo sigues siendo humano!

Beneficios físicos del Yoga

Mejora la flexibilidad y la fuerza de los músculos y su soporte en las articulaciones.

Corrige hábitos posturales inadecuados y con ello fortalece la columna, aliviando dolores de espalda.

Desarrolla equilibrio, coordinación y gracia.

Estimula las glándulas del sistema endocrino, ayudando con la regulación del metabolismo.

Mejora digestión y eliminación.

Aumenta la circulación y con ello la condición del corazón.

Mejora desórdenes respiratorios.

Beneficios mentales del Yoga

Desarrolla la conciencia corporal

Alivia los patrones de estrés crónicos y tensión física en el cuerpo.

Calma la mente, desarrollando la concentración y el equilibrio.

Contribuye a la autovaloración, la pérdida de los temores y fortalece el espíritu.